Hola, mi nombre es Sergio y soy Neurótico.

Recuerdo que desde la primera relación “seria” que tuve, siempre he tenido esa sensación de sufrimiento. Lo justificaba diciendo que la gente dice: “El amor duele” haha

Es extraño que cuando las cosas están bien, me aburro. Cuando las cosas están mal, cómo que siento una especie de adrenalina, con dolor, angustia, ansiedad; pero me siento cómo VIVO.

Amor y suicidio

Amor y suicidio

Yo siempre pensé que eso era lo normal, no comprendía que eso no se llama amor, se llama DEPENDENCIA.
Recuerdo que la gente se sorprendía de todo el tiempo que pasaba con esa novia, Yo apenas tenía 16 años. Nos pasabamos HORAS en la puerta de su casa, hablando “no sé que”. Yo me sentía cómo atrapado, pero al mismo tiempo tenía miedo que si la dejaba, ella me iba a dejar de querer, ó iba a encontrar a alguien más que quisiera pasar TODO ese tiempo con ella. Yo nunca disfruté pasar tanto tiempo con ella, era cómo un dolor necesario, según mi mente.

Por todo ese tiempo pegado a ella cómo lapa, dejé de hacer mis cosas, ya no iba bien en la escuela, en mi casa me regañaban, dejé a mis amigos que también me reprochaban y se burlaban de mi por qué “No me dejaban salir”.

Todo se fue poniendo cada vez más intenso, la exigencia de tiempo creció, de las dos partes. Ya no podía tener nisiquiera un espacio a solas en MI MENTE. Tenía la necesidad de contarle hasta lo que había soñado, pero no cómo una plática normal, sino cómo un DEBER.

Amor y suicidio

Amor y suicidio

Poco a poco me fuí convirtiendo en una especie de autómata que sólo respondía a la voz de esa dependencia. Lo curioso es qué ella se comportaba igual, tenía que decirme CON DETALLE, todas sus actividades, de lo contrario Yo me molestaba.

La relación se fue tornando más violenta, gritos de ambos lados, reclamos de “por qué viste a x o y” entre otras cosas terribles.

La relación era insostenible, pero Yo tengo una enfermedad que se llama neurosis y una de sus manifestaciones es la DEPENDENCIA.

Esa dependencia, no me permitió terminar esa relación terriblemente destructiva. Ella no tenía ésta enfermedad 🙂 Ella la terminó y Yo sentí que me moría. Literalmente se llevaron mi vida, ya no tenía ABSOLUTAMENTE nada por qué vivir. Todo mi mundo era ella. Sentía que era cómo el aire, comida, techo… TODO!

Amor y suicidio

Amor y suicidio

Me sorprendía la facilidad con que ella pudo terminar la relación y retomar su vida. Yo no pude. Me convertí en un vigilante de a qué hora llegaba a su casa, con quién salía… Etc…

Un infierno. Decidí que sin ella ya no tenía sentido la vida y pensé en el suicidio.

La verdad es qué nunca lo llevé a cabo, pero me estaba matando “poco a poco” no comía, no dormía… NO VIVÍA!

Y así han sido TODAS mis relaciones antes de llegar a Neuróticos Anónimos.

Ahora sé que se puede vivir de otra manera. Que amar no significa vivir “a través de” sino compartir y dejar ser.

Me cuesta MUUUCHO trabajo. No tengo esos conceptos en mi vida. Pero con la ayuda de un P.S., del programa, los compañeros y todas las herramientas que me brinda Neuróticos Anónimos En Línea, he podido estar un poco tranquilo.

Queda mucho camino. No es fácil quitarme de encima todos esos conceptos con los que sufrí é hice sufrir a las parejas que estuvieron conmigo.

Gracias por el servicio. 24 horas.