Hola mi nombre es Me y soy neurótica.
Mi vida se tornaba vacía, sombría, y desquebrantada, solo me la pasaba llorando, solo me la pasaba anhelando un pedacito de amor por parte de la ex pareja, cuando no me hablaba, cuando no me tomaba de la mano, cuando no me sonreía, sentía que la vida se me acababa a pedazos, sentía que un nudo en la garganta me impedía respirar, sentía enormes ganas de llorar, sentía que quería morir en esos instantes, pero de momento, si la ex pareja sonreía, o me hacía un cariño, mi día se tornaba maravilloso y lleno de luz, sentía mi cuerpo lleno de energía y mi vida colmada de bendiciones y motivaciones, quería saltar de felicidad, y todo era bello, lo cual se desvanecía en un momento de molestia de la ex pareja, o en cualquier diminuto segundo… fue ahí cuando perdí el control de mis emociones, sólo podía llorar, la ex pareja vivía desesperada por mi suceptibilidad, se molestaba conmigo y yo sólo pensaba en morir, fue cuando acudí a NAEL (Neuróticos Anonimos en Línea) suplicando ayuda, ya no podía más, quería dejar de sufrir, busqué antes de llegar, grupos en mi localidad pero no encontré ninguno, y seguí buscando en internet hasta que agregué a los compañeros y me invitaron a las sesiones. Aquí, desubrí que estaba inmersa en una relación problemática e insana llamada “dependencia”, que había entregado mi vida a otra persona, y que miraba a través de sus ojos. Aquí descubrí, que soy una enferma neurótica, que no es nada más que el descontrol de mis emociones, celos, posesividad, ira, envidia, depresión, y también aquí descubrí la medicina contra estos males para que así mi vida pueda seguir como hasta hoy, serena cada 24 horas.