Hola, mi nombre es Me y soy neurótica.

Cuando escuché el tema de Propósitos de año nuevo recordé todo el historial que en mi hay sobre propósitos de año nuevo. Recuerdo que cuando era chica, siempre mi propósito de año nuevo era ser “buena hija” y apegarme lo más posible a lo que mi religión me decía, siempre me sentía culpable de todo lo que hacía y conforme pasaban los meses me sentía mucha culpa por no poder lograr ser una “buena hija” y mucho menos apegarme a lo que mi religión me indicaba. Fui creciendo y los propósitos se fueron cambiando hacia una tendencia mucho más superficial, ahora no me interesaba ser “buena” en nada ni mucho menos apegarme a ninguna religión, yo lo que quería era adelgazar, hacer ejercicio, ser feliz, viajar y tener al amor de mi vida, ese que tanto soñaba y soñaba y nunca parecía llegar.

Hacía todo lo que en los programas de radio y de televisión decían que era bueno para logarlo, salir con maletas, los famosos calzones rojos, barrer las malas vibras y por supuesto comerme apresuradamente las doce uvas cuando llegaba el nuevo año. Día a día en el mes de Enero sentía euforia, y ganas por cumplir mis grandiosos deseos, y día a día esperaba que la “suerte” apareciera, pero como cada año, me llenaba de frustración, pereza

Por qué no cumplo mis proósitos de año nuevo?

, tristeza, depresión, desesperación etc que me producía no poder cumplirlos y sobre todo ese amor que anhelaba jamás aparecía lo que me producía ira, resentimiento y una gran y profunda frustración.

Hoy, gracias a Neuróticos Anónimos en Línea he podido cambiar mi modo de ver el comienzo de un año nuevo, primero porque aquí he aprendido el significado de vivir cada 24 horas, segundo porque hoy comprendo que me es difícil hacerme cargo de muchas cosas a la vez, y he aprendido a hacer una sola cosa a la vez, poco a poco, intentar ser constante en lo que quiero, y dedicarme a una sola cosa, y tercero porque he aprendido a confiar en un Poder Superior a mi, que es a quien le pido día con día que me ayude a ser constante, a derrotarme cuando no quiero hacer las cosas, y que me de la aceptación necesaria sobre las situaciones que presente mi diario vivir. Con ello hoy, no formo una larga lista de propósitos de año nuevo si no que me doy cuenta de lo que realmente quiero, una sola cosa, y con ella empiezo a trabajar para poderla llevar a cabo y que la pereza y la decidia no me ganen. Gracias por el servicio, 24 horas.